DERECHOS DEL CONSUMIDOR

 

La nueva Ley busca que todos los colombianos tengan más condiciones de equidad, necesidad, proporcionalidad y suficientes garantías en el desarrollo de su libre actividad como consumidores.

Ver documento completo: Estatuto del Consumidor, Ley 1480 de 2011.

 

Toda persona natural o jurídica, que contrate la adquisición, utilización o disfrute de un bien o la prestación de un servicio determinado, para la satisfacción de una o más necesidades, tiene derecho a gozar de plenas condiciones de calidad e idoneidad del bien o servicio, según las normas vigentes.

Como consecuencia, posee una serie de derechos que lo protegen de los abusos que pueden rodear la actividad del consumo y cuyos objetivos son:

  • La no discriminación, permitiendo a la población la misma calidad en los productos, sin distinción de condiciones sociales o económicas; 
  • La libertad de elección basada en precios justos y variedad de productos y servicios; 
  • La educación para el consumo, pues sólo el efectivo conocimiento de los derechos hace posible su tutela; 
  • El derecho a la información, que es un servicio debido al cliente; 
  • La publicidad veraz, que apunta a la captación del cliente y que implica el cumplimiento de lo ofrecido.

 

Considerando que el consumidor tiene derecho a que toda propaganda o información para promover o inducir a la adquisición, utilización o disfrute de un bien o servicio, sus componentes, propiedades y usos, sea veraz y suficiente, considerándose prohibidas aquellos avisos, marcas y propaganda comercial que no corresponda a la realidad, así como las que induzcan o puedan inducir a error respecto de la naturaleza, el origen, el modo de fabricación, los componentes, los usos, el volumen, peso o medida, los precios, la forma de empleo, las características, las propiedades, la calidad, la idoneidad o la cantidad de los bienes o servicios ofrecidos.

La protección al consumidor obliga al productor a garantizarle plenamente las condiciones de calidad e idoneidad señalada, es decir, la aptitud para satisfacer la necesidad para la cual ha sido producido, así como las condiciones bajo las cuales se debe utilizar para la adecuada satisfacción de la necesidad para la cual está destinado.

Adicionalmente, cuando se habla de la calidad de un bien o servicio se trata del conjunto total de las propiedades, ingredientes o componentes que lo constituyen, determinan distinguen o individualizan.


El consumidor tiene además el derecho a una garantía legal que se extiende, según la naturaleza del bien o servicio, a las obligaciones de proporcionar la asistencia técnica indispensable para la utilización, de reparar y de suministrar los repuestos necesarios para su uso.

Estas obligaciones se entienden pactadas en todos los contratos de compraventa de bienes y de prestación de servicios, sometidos al régimen de garantía legal o respecto de los cuales se haya otorgado garantías diferentes.

En caso de incumplimiento total o parcial de la garantía legal o de las demás garantías de un bien o servicio, el consumidor afectado podrá solicitar que se obligue al proveedor o expendedor respectivo a hacer efectiva la garantía, a cambiar el bien por otro o si desea desistir de la compraventa del bien o de la obtención del servicio, a reintegrar el precio pagado por el bien o servicio. En todo caso se podrá también solicitar la indemnización de los daños y perjuicios a que hubiere lugar.

↑ Subir 

UNIFORMIA
es para los niños de hoy